Patricia Ortega Coach

Coaching, psicología e inteligencia emocional
  • Serenidad mental y emocional

    Serenidad mental y emocional

    Leer más
  • "La creatividad no consiste en una nueva manera, sino en una nueva visión" Edith Wharton

    Leer más
  • "Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en sus vidas, así como de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad" Daniel Goleman

    Leer más
  • ¿Crees que los problemas le hunden? Al revés, los utiliza. Séneca

    ¿Crees que los problemas le hunden? Al revés, los utiliza. Séneca

    Leer más
  • "Para ganar conocimiento, agrega algo todos los días. Para ganar sabiduría, elimina algo todos los días" Lao Tsé

    Leer más
  • El tiempo vivido con sentido, no como un fin en sí mismo

    El tiempo vivido con sentido, no como un fin en sí mismo

    Leer más
  • "Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso"

    Leer más

BLOG

0 comentarios

Psicología: Miedo a la muerte (y a la separación) en adolescentes



El sentimiento de incomprensión en adolescentes de entre 11 y 19 años ante sus preocupaciones sobre la muerte, propia y ajena, es más común de los que se habla y se trata por parte de padres, educadores y profesionales de apoyo. También la ansiedad por separación, que en principio suele ser menos común en la adolescencia y más en la niñez e infancia, reaparece en estas edades y en la mayoría de las ocasiones encierra el miedo a la muerte.

Es complejo para un/a adolescente, al/ a la cual se le atribuye por parte de la sociedad más razonamiento que a un niño, lograr entender bien lo que le pasa o aceptar estos miedos, sobre todo el miedo a la separación. Debido a las expectativas de avance en su madurez por parte de padres y sociedad, unido a la falta de entrenamiento en #habilidades de #InteligenciaEmocional, el/la adolescente se encuentra en una encrucijada de autojuicio y falta de oportunidad de apoyo de calidad importante.

En lo que va de mes he atendido a tres adolescentes que viven síntomas de ansiedad por los siguientes motivos:

  • Ante la idea de separarse de alguno de sus padres en verano, con motivo de la custodia compartida o días de visita con el otro progenitor.
  • Al pensar que le puede ocurrir algo malo al progenitor del que se separa.
  • Con motivo del fallecimiento inesperado de algún familiar cercano o de algún/a amigo/a.
  • Con motivo de la enfermedad del padre/madre de un/a compañero/a de colegio.

Por otro lado, otro de los factores que social y culturalmente les afecta a la hora de entender, poder expresar lo que les pasa con mayores y tener apoyo para integrar lo mejor posible la asunción de la muerte; es la propia falta de aceptación social de la muerte que existe, al menos en España.

Somos los propios adultos los que hemos crecido sin poder conversar y profundizar en esta realidad que a todos nos afecta. Y muchas de las personas con las que hablo se sienten solas a la hora de poder hablar con libertad y conciencia sobre este miedo universal.

Para la cultura occidental, es más complicado el tema de la muerte, porque fomenta el concepto de aferrarse, de crecer con la idea de “para siempre”, de no hablar de la muerte, lo que dificulta “llevar” de manera sana los duelos.

En muchas culturas se vive de una manera natural e integrada y se enseña a los pequeños y jóvenes a tratar la muerte como parte de la vida, incluso como un paso más el cual es motivo de celebración. Por ejemplo, en culturas como la mejicana, se cree que las almas de los muertos vienen a visitar a sus amigos y familiares, por ello acuden a los cementerios para arreglar las tumbas y colocar flores, velas y alimentos. Para ellos, no es un día de duelo, sino de celebración, con desfiles mercadillos y conciertos.


Tras esta introducción quisiera facilitar algunas claves para apoyar a los/as adolescentes a facilitar el poder hablar sobre eta etapa de nuestra vida, la muerte, por parte de adultos y profesionales de apoyo en sus vidas:

  1. Facilitar el contexto de apertura para poder conversar y expresar.

    Ante el fallecimiento de algún familiar, amigo de la familia cercano o familiar de amigos y compañeros de colegio, facilitar el contexto de apertura para poder conversar sobre cómo entendemos nosotros como adultos la muerte. Es importante recalcar el hacerles ver que esa nuestra forma de entenderla pero que hay muchas formas más de hacerlo.

  2. Preguntarles cómo se sienten y darles el tiempo que necesiten.

    Para poner en orden sus emociones, sentimientos y pensamientos, todos necesitamos tiempo de calidad y que nos escuchen activamente y con empatía. Los adolescentes también. Y la buena noticia es que esta capacidad es entrenable (para más información sobre dónde acudir, escribirme a contacto@patriciaortegacoach.com).

  3. Profundizar en nuestra propia comprensión.

    Para ello, como adultos, sería recomendable estar mejor preparados para hablar de esta etapa de la vida y cuestionar si nuestra forma de entenderlo nos ayuda o limita el disfrute de la vida. Reflexionar acerca de la calidad de pensamientos que tenemos acerca de ella.

  4. Ofrecer ejemplo acudiendo a un profesional de la psicología.

    Si nosotros mismos estamos viviendo un duelo por el fallecimiento de alguien querido o no lo hemos superado aún y estamos atascados en nuestras vidas en relación a nuestras emociones por ello, acudir a un profesional de la psicología sería un gran ejemplo de búsqueda de apoyo con libertad y madurez. Esto permitirá más adelante a estos adolescentes pedir ayuda cuando la necesiten, actitud ante la vida que permite avanzar más y mejor en momentos en los que solos no podemos. En culturas como la americana tienen muy integrada esta práctica como forma de facilitar la resolución de situaciones emocionales.

  5. Apoyo social.

    Es decir, facilitar que podamos en reuniones de familiares y amigos hablar con libertad de nuestros sentimientos acerca de la muerte. Esto nos servirá y les servirá de apoyo para integrar nuevas formas de entenderla, enriqueciendo así nuestra visión de la misma, así como sentir que podemos hablar de ellos cuando nos preocupe, liberando dicha tensión en gran medida.

  6. Ofrecerles apoyo para hablar con un/a profesional de la psicología.

    Acompañarles y facilitarles la oportunidad de ir a explorar sus emociones, sentimientos y pensamientos con un/a profesional de la psicología les puede producir alivio. Recordad que si vosotros como adultos os permitís este apoyo, ellos aprenderán a sentir más libertad para pedirla cuando sientan que lo necesitan.

Os dejo algunos enlaces interesantes sobre estudios de psicología acerca del tema para que podáis los compañeros psicólogos (ver el primer y segundo enlace) y padres y educadores (ver el tercer enlace), informaros más sobre el tema:

Espero que sirva y que este post llegue lejos gracias a vuestro compartir para que así, todas las personas que estén necesitando atender las señales en sus hijos/as o alumnos/as, etc. puedan leer acerca de este tema y enfocarlo de una manera más sensible y constructiva.

Gracias de antemano y os deseo feliz día,

Patricia Ortega

0 comentarios

Emociones… No siempre vienen como quieres ni cuando quieres

¿No os ha pasado “alguna vez” que necesitando energía y altas dosis de motivación o al menos de concentración y persistencia para terminar o entregar un proyecto a tiempo, han aparecido emociones de tristeza o sentimientos de desidia, nostalgia, frustración, inapetencia, desmotivación y desgana?

Bien, pues os informo de que todas esas emociones no quieren jorobarnos la existencia ni hacernos dudar de nuestra capacidad de autogestión o profesionalidad…

Vienen a informarnos de que “algo” no va como debería o al menos como esperabas a esas alturas.

Puede ser que hubieras pensado en empezar antes con esa tarea o proyecto para no verte ahora con las prisas, o quizá te hayan ocurrido pequeñas o grandes situaciones en tu día o recientemente que requieran de tu atención (un “no” de alguien a alguna propuesta que puede parecerte que no tiene tanta importancia pero la tiene, que el médico no dé con lo que te pasa con los vértigos, que una iniciativa no vaya por el mejor de los rumbos, que no estés consiguiendo los resultados que esperabas con la decisión que tomaste hace tiempo y estés pensando en cambiar de rumbo, que alguien que te importa lo esté pasando mal…).

Por todo ello, están llamando nuestra atención para que dediquemos unos momentos presentes a profundizar en lo que nos pasa a nivel experiencial y emocional, que atendamos esas emociones que estamos sintiendo, y que “bicheemos” acerca de lo que pensamos sobre lo que nos pasa.

Probablemente acabemos dándonos cuenta de que tenemos la incapacitante creencia de que si las cosas no van como queremos y no obtenemos los resultados que buscamos, que no valemos lo suficiente o que quizá dudamos sobre si nos lo merecemos… ¿Te ha dolido algo al leer esto?… ¡Bien! Porque estás más cerca de aliviar este malestar.

Todos tenemos creencias limitantes que nos provocan sentimientos desagradables.

La clave está en identificarlas. 

Te propongo para ello:

  1. Que cojas bolígrafo y papel y que hagas un listado sobre todas las cosas que preocupan tu mente y las que te han sucedido desde ayer a hoy. Todas, ¿eh? Date el tiempo que necesites… Lo estás invirtiendo en ti 😉
  2. A continuación, pregúntate, para cada situación y/o pre-ocupación (preocuparte antes de que las cosas ocurran lo mismo no es tan eficaz como piensas, o a lo mejor no lo piensas): ¿qué temo de esto que me está pasando o ha pasado? ¿Temo no ser capaz de conseguirlo? ¿Estoy más orientado al objetivo que al disfrute del camino? ¿Estoy viviendo con prisas y sin saborear el momento y sin ver las oportunidades que hay a cada instante de vivir las cosas de manera distinta y elegida? ¿Tengo miedo a no sentirme capaz¿ ¿De no valerme por mí mism@? ¿De no lograr ser independiente? ¿De estar haciendo las cosas por motivos que no quiero tener o al menos que guíen mi vida porque no son mi valores reales? ¿Miedo de estar equivocándome?

Lo más natural es que estemos sintiendo esa emoción, la de MIEDO (pinchad enlace para leer otro post) y que no la estemos reconociendo y por lo tanto nos esté controlando en lugar de gestionarla nosotros a ella… ¡Bienvenid@ al autoconocimiento emocional! Identificar qué estamos sintiendo, es el primer paso para poder gestionar la emoción y sus expresiones para que nos lleven a donde queremos estar y a como queremos sentirnos, no a quitarnos fuerzas, energías y motivación.

La emoción del miedo es muy potente y poderosa y por lo tanto muy necesaria de tener identificada para que no nos bloquee, incapacite o secuestre en momentos determinantes en nuestras vidas, ¡o incluso años y décadas! Tranquil@, hay solución y pasa por apoyarte en profesionales (psicológ@s, coaches expertos en Inteligencia Emocional), vivir un taller intensivo de Inteligencia emocional de 5C (como los que publicito en mi muro profesional), atreverte a hacer algo nuevo que te guste que te saque de ese estado y te haga sentir capaz.

Conforme hayas ido haciendo el ejercicio que te he propuesto de anotar y hacerte preguntas, habrás ido dándote cuenta de algunas claves interesantes y a partir de ahí, habrás sentido más energía y retomado las fuerzas para seguir haciendo lo que tengas que hacer. Una parada a tiempo para afilar el hacha, como bien decía Stephen R. Covey, ¡vale más que mil hachazos! Os dejo un vídeo donde lo explica él mismo 😉

Un grandísimo abrazo a tod@s y espero que os sea de utilidad,

Patricia Ortega

0 comentarios

7ª Edición del Experto en Coaching Personal en Sevilla

Tengo el placer de informaros de que la 7ª edición del Experto en Coaching Personal en Sevilla comenzará ya mismo, el 22 de septiembre de 2017.

Este programa, de 318 horas de entrenamiento como coaches, os facilitará una experiencia inolvidable de autoconocimiento y de herramientas prácticas y potentes para poder y saber apoyar a los demás en sus retos, facilitando así el crecimiento de uno mismo y de los demás.

EXPERTO EN COACHING PERSONAL

Dentro del programa se trabajará, no sólo en los 12 módulos de herramientas de Coaching básicas y tótem, sino también a través de dos vivenciales de Inteligencia Emocional de 35 horas cada uno, de las prácticas de coaching supervisadas, de las supervisiones, de las ponencias, de las tutorías y de los procesos de coaching que cada uno de los alumnos tendrá con un coach acreditado por la Asociación Española de Coaching (ASESCO).

Todo el equipo de facilitadores de Idicoaching está acreditado por ASESCO, así como el programa completo. El director del programa es el coach senior Francisco Yuste (5C ASOCIADOS), cuyo bagaje como entrenador y formador de coaches desde hace más de veinte años habla por sí solo.

Y al terminar el Experto y aprobarlo, obtendrás un diploma por el que estarás respaldado como coach formado en un programa acreditado por ASESCO y pasarás a ser Coach Asociado Certificado (CAC).

A continuación os comparto nuestra filosofía de qué es Coaching:

Qué es Coaching

Para nosotros el Coaching, más allá de una disciplina, es una filosofía que orienta nuestra vida, afectando a los distintos ámbitos y entornos en los que nos movemos. Y entendemos el Coaching desde un enfoque humanista que impregna todo cuanto somos y hacemos. En Coaching se pueden distinguir tres grandes escuelas:
 Escuela PNLista, que pone el foco en el objetivo de la persona
 Escuela Ontológica, que pone el foco en la semántica
 Escuela Humanista, que pone el foco en la persona

Para los humanistas, las personas poseen recursos. Cada persona tiene en su interior los recursos que necesita para gestionar su vida y vivir una vida de bienestar. Los problemas que tienen las personas ocultan estos valiosos recursos. Como Miguel Ángel, al quitar el mármol sobrante y dejar a su David, el coach humanista, al trabajar con su cliente le apoya para desenterrar esos recursos escondidos y permitir que afloren.

La orientación humanista en un entorno de Coaching implica el fortalecimiento de la persona durante el proceso de Coaching: se trata de dotar primero a los coachees de autonomía para que ellos estén mejor preparados para conseguir después la meta que se hayan fijado. La principal diferencia del Coaching humanista (frente a otras escuelas de Coaching) es que valoramos la obtención de la meta, pero de forma secundaria. Nuestra prioridad es siempre la persona.

El humanismo se pone al servicio del ser humano, y usa las herramientas que tiene a su alcance para que la persona consiga resultados, su meta. El aspecto que marca la diferencia es que pone las herramientas al servicio de la persona, no de los resultados. Por supuesto que el objetivo y los resultados son importantes, muy importantes, pero no más importantes que la persona.

El valor añadido del Coaching humanista es que va más allá de la meta del coachee. La tarea del coach humanista es inspirar a la persona (y/o profesional) para que pueda crecer, proporcionarle el espacio que le permita “dar un estirón”, sin que deje de ser ella misma.

 

El “Para Qué” de Idicoaching con esta formación.
Para nosotros, el Coaching es una forma de vida: una posición ante las circunstancias diarias que nos rodean, una forma de vivir las relaciones con los demás, una fuente de recursos internos, una expresión de nosotros mismos.
Cuando participamos en un proceso de Coaching, ponemos a disposición del coachee escenarios, situaciones, preguntas, expresiones… que le permitan superar las dificultades y encontrar las fortalezas propias para alcanzar el objetivo que busca.
Sabemos que sólo podemos acompañarle en este proceso si previamente nosotros hemos realizado ese trabajo de búsqueda, si previamente hemos vivido la dificultad, si previamente nos hemos confundido de camino y hemos diseñado uno nuevo, si previamente hemos hurgado en nuestras emociones, creencias, valores, mapas mentales… para descubrir nuevas capacidades y recursos que nos lleven a alcanzar nuestras metas.
Este es nuestro PARA QUÉ con el Experto en Coaching Personal: producir un entendimiento al participante de sí mismo y de sus recursos, y una enseñanza que pueda exportarla a modo de apoyo a los demás, bajo los mismos parámetros que nosotros vivimos: si no lo has vivido, no puedes compartirlo.

Para más información, escribir Whatsapp al 651.30.25.39 o correo electrónico a contacto@patriciaortegacoach.com

¡Os esperamos!

10 comentarios

Identifica tu emoción de miedo

A veces es difícil identificar la emoción que nos controla porque somos unos grandes desconocedores de nuestro mundo emocional. El miedo por ejemplo, no siempre viene a nuestra vida en forma de ataque de ansiedad o bloqueo evidente en una situación de hablar en público. A veces, la mayoría, viene de forma sutil y ni nos damos cuenta. Estas son algunas de las señales que te pueden facilitar saber si la emoción del miedo te está inundando sutilmente en tu vida:

 

  • Si llevas tiempo sin tomar decisiones, bloquead@.
  • Si llevas tiempo sin hacer cambios (variante de la anterior).
  • Si te sorprendes un día más no resolviendo esa situación, tanto si sabes cuál es la respuesta como si no.
  • Si no dices aquello que te importa, ni expresas tu opinión ni permites que los demás te conozcan.
  • Si te sientes aislad@ y sol@, aunque estés rodeado de personas.
  • Si procrastinas tareas “sin importancia” y también las importantes.
  • Si avanzas y retrocedes y tu sensación es de atasque y no evolución.
  • Si no piensas con claridad y te sientes bloquead@ en tu vida…
  • Etc.

 

El miedo está haciendo mella en ti pero no porque seas tú un/a cobarde, ni mucho menos! Solo es porque no eres consciente y si lo eres, porque no te han enseñado cómo manejar ni resolver la emoción de miedo de forma sana y productiva.

La inteligencia emocional nos enseña a escuchar nuestras emociones, a identificarlas en nuestro cuerpo y en nuestra acción o inacción, para así poder comprender de qué nos quieren informar. Lo que estamos necesitando nos lo muestran nuestras emociones, de ahí su consagrada importancia ya incluso a nivel científico. Son señales de que algo pasa y de que por ello, algo estamos necesitando darnos y por lo tanto, hacer.

El miedo, que es la emoción que nos ocupa en este post, nos habla de que sentimos, y por lo tanto creemos (porque nuestros sentimientos son el resultado de pensar sobre nuestras emociones), que no tenemos recursos suficientes para afrontar la situación que estamos viviendo. Digo creemos porque nuestro estado de ánimo y de seguridad en nosotros mismos, es decir, en lo afianzado que tengamos nuestro autoconcepto y la etapa vital emocional que estemos viviendo, puede hacer que la lectura que hagamos de nuestras capacidades no sea muy realista y nos quite seguridad.

Por otro lado, la mayoría del miedo que vivimos a diario es psicológico, no real. Es decir, que el miedo que pasamos en nuestro día a día no es vital, no pone en riesgo nuestra vida. Lo más habitual es que nuestra mente, debido a una descuidada autoestima o lo que es lo mismo, un inexplorado autoconcepto de quién soy, nos haga dudar de nosotros mismos ante un nuevo reto.

La emoción del miedo, que es adaptativa y por lo tanto útil y sana, nos invita a hacernos las siguientes preguntas para resolverla (la emoción de miedo):

 

  1. ¿Creemos que tenemos recursos para afrontar esta situación?
  2. ¿Es cierto que no los tenemos o creemos no tenerlos porque nos hemos olvidado de nuestros logros y capacidades?
  3. ¿En qué otras situaciones he sido capaz de salir airos@ y acumulado o aprendido nuevos recursos? ¿Cuáles puedo usar ahora?
  4. ¿Qué podemos hacer para lograr esos recursos que estamos necesitando y que no tenemos aún?
  5. ¿A quién podemos pedir apoyo o ayuda?

 

Miedo

 

Por otro lado, están los miedos  más inconscientes, que a continuación identificaremos. Éstos son los que dan paso libre a todas las elucubraciones de nuestra mente. Y estaréis conmigo en que nuestra mente tiene una rica imaginación cuando se trata de que las cosas pueden salir mal y le da por presentarnos un sinfín de situaciones “posibles”. Y este mecanismo, en realidad, es información interesante si sabemos manejarla sumándole el recuerdo de todas las fortalezas que tenemos en nosotros mismos y de todas las oportunidades de aprendizaje que también se encuentran dentro de esa gran realidad que es un nuevo reto en nuestras vidas. Por lo tanto, si mi mente me muestra todas las amenazas posibles y debilidades que tengo, nosotros como observadores de ese funcionamiento y gestores de nuestra mente, también podemos, y sería un gran apoyo a nosotros mismos, recordar todas las veces que hemos sido capaces de superar retos y situaciones difíciles, así como imaginar todas las oportunidades que puede dar lugar esa situación que tanto tememos. Así, además estaremos aumentando el conocimiento que tenemos de nosotros mismos.

Para detectar tus miedos inconscientes, te planteo una serie de preguntas:

 

  • ¿Por quién estás así?
  • ¿A quién temes defraudar?
  • ¿A quien afectaría tu “fracaso” si te atrevieras a hacer lo que quieres y llevas proponiéndote tanto tiempo?
  • ¿De quién te importa la opinión que tenga sobre ti?
  • ¿Qué pasaría si “fallaras”? ¿Qué temes perder?
  • ¿Qué pasaría si lo lograras? ¿Qué temes que pase?

 

Uno de los primeros pasos para detectar nuestro miedo es respondernos a estas preguntas, porque si queremos trabajar nuestro miedo hemos de conocerlo, comprenderlo y saber de qué y para qué nos está informando.

 

 

Si en tus respuestas descubrieras que estás hipotecando tu presente y tu autoconcepto a través del no hacer por miedo a lo que otros puedan pensar o hacer con su aprecio/cariño/confianza por ti… Ese miedo es psicológico y te está controlando y bloqueando tu crecimiento personal y recorrido vital.

¿Qué opciones tendrías en ese caso? Te invito a que compartas tus creativas respuestas a esta última pregunta tanto aquí en mi blog, como en Facebook, twitter o Linkedin.

También te invito a que completes la lista de situaciones que pueden estar evidenciando una emoción de miedo bloqueada y no escuchada en tu vida.

 

 

Te pueden servir a ti y a otras muchas personas para identificar el miedo. Anímate a compartir!

Y si sientes que quieres recibir apoyo a través de un proceso de Coaching emocional para superar la emoción de miedo que te bloquea para vivir esta emoción de forma sana y constructiva, puedes contar conmigo.

 

Un abrazo y feliz día!

 

Firma dic.

 

 

2 comentarios

Entrevista para el periódico digital el Diario de Sevilla

diario-de-sevilla-logo

 

Aquí os dejo el enlace para poder leer al completo la entrevista que la periodista Ana Ferrand Ferri del periódico digital el Diario de Sevilla, me realizó recientemente sobre Coaching Ejecutivo para la web de emprendimiento “Programa Minerva”.

Como su nombre indica, este tipo de coaching es una herramienta dirigida a ejecutivos que tienen equipos a su cargo, como directores generales, directivos de áreas, jefes de sección, etc. Durante este proceso se trabajan las habilidades sociales y de gestión -soft skills- del ejecutivo para abordar entre otras cuestiones la gestión de equipos, del talento, del tiempo, del estrés, de las reuniones; mejoras en cuanto a su liderazgo, la motivación propia y de las personas a su cargo, la capacidad de negociación, la asertividad y comunicación… Leer más…

0 comentarios

Cita

“El hombre ordinario está viviendo una vida muy anormal, porque sus valores están invertidos. El dinero es más importante que la meditación; la lógica es más importante que el amor; la mente es más importante que el corazón (y el resto del cuerpo añadiría yo); el poder sobre otros es más importante que el poder sobre el propio ser; . Las cosas mundanas son más importantes que el encontrar los tesoros que la muerte misma no podrá destruir”

Osho